El frío en nuestros parabrisas

       

Cuando llega el frío, aquí es donde primero lo notamos: ¡en nuestros parabrisas!

El frío en nuestros parabrisas

Ya está aquí el frío de verdad.

Si no tenemos la suerte de que nuestro coche duerma en parking, es ahora cuando por la mañana, tempranito, llegamos a nuestros coches y descubrimos que está todo el parabrisas helado. ¿Sabemos lo que tenemos que hacer?.

Sixt nos da unas recomendaciones esenciales para poder despejar nuestro parabrisas de la helada y seguir con nuestro camino. Toma nota:

  • Nunca eches agua caliente, podrías romper el parabrisas
  • Si hay poco hielo rociar alcohol es una solución muy cómoda
  • Una rasqueta de plástico es el arma definitiva

Como la prevención es la mejor arma, podemos aconsejaros relleneis el depósito del limpiaparabrisas con un líquido que contenga anticongelante ai no quereis que se congele el agua y se pueda estropear la bomba eléctrica.

Para evitar que se hiele el cristal hay trucos caseros que podemos llevar a cabo:

Frotar el cristal con una patata pelada, o rociarlo con una mezcla de agua y vinagre, pero lo que seguro evitará que se hiele será poner un cartón o una tela que cubra el parabrisas, así también evitaremos que las escobillas queden enganchadas al cristal, alargando su vida útil.

Si no has seguido estos pasos y se te ha helado el parabrisas, aprende lo que BAJO NINGÚN CONCEPTO debes hacer:

  • No accionar el limpiaparabrisas ni echar agua. Se puede estropear la goma de las escobillas. y el agua solo emporará la situación.
  • No eches agua caliente, pues el cristal podría rebentar.
  • No eches sal. La sal evita la congelación, pero una vez se ha helado el cristal, no hará nada y corremos el riesgo de rayar el cristal.

Entonces ¿qué podemos hacer?. Muy sencillo, sigue estos pasos:

  • Arranca el motor, con la calefacción encendida y en dirección al parabrisas. Esperaremos a que se vaya descongelando. Dejaremos que el aire vaya saliendo sin que haya un cambio brusco de temperatura.
  • Existen productos en spray antidescongelante para estos casos, pero es la opción menos económica.
  • Echa alcohol en el parabrisas. El punto de congelación del alcohol es mayor que la del agua, por eso nos ayudará, aunque si se tarta de una capa muy gruesa de hielo, quiza necesitemos rascar.
  • Utilizar una rasqueta, preferiblemente de plástico. Si no tenemos, podemos utilizar una caja de CD o una tarjeta de plástico.
  • Una vez despejado de hielo, sí accionaremos el limpiaparabrisas, siempre que lleve líquido anticongelante.
  • Retira también el hielo de los faros. Encendiendo las luces debería ser suficiente, si son halógenos. 

De esta manera aseguramos que nuestra conducción sea óptima para la circulación.

Seguridad ante todo.

Publicado el 13/1/2015 en Consejos

       

RSS 2.0 (Consejos) RSS 2.0 (El Blog del Pintor Profesional)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios